La Policía Local retira más de 40 juguetes en inspecciones a tiendas y bazares

Escrito el 18/12/2020
Ayto. San Martín de la Vega


En una campaña de inspecciones iniciada esta semanaen tiendas y bazares, la Policía Local de San Martín de la Vega ha retirado más de 40 juguetes al no cumplir con la normativa vigente y que podían resultar peligrosos ya que no cumplían con los requisitos mínimos para que sean seguros y puedan comercializarse sin riesgos, tales como disponer de la información necesaria, publicidad, garantía u otros.

Concretamente, entre los productos requisados se encuentran los que no disponían de las instrucciones de uso y manejo en castellano, la identificación del fabricante, importador o responsable del producto, la recomendación de la edad del público al que iba destinado, la ausencia de marcado “CE” que garantiza que cumple los requisitos legales de seguridad de sus usuarios o que contenían piezas peligrosas por su tamaño o por los materiales empleados en su fabricación.

Esta iniciativa ha sido desarrollada junto a Guardia Civil y se han inspeccionado las seis tiendas y bazares en las que se comercializa este tipo de productos “atendiendo a que en estas fechas la compra de este tipo de productos se multiplica, por lo que es preciso prestar una especial atención”, ha indicado el concejal de Seguridad Ciudadana, Sergio Neira, quien ha añadido que “es fundamental que todos los productos que se incorporan al mercado lo hagan con todas las garantías exigidas para los consumidores”:

Asimismo, estas inspecciones también han servido para controlar la venta y comercialización de artefactos pirotécnicos sin autorización que de igual manera aumenta de forma considerable durante las fiestas navideñas. En este sentido, desde el Ayuntamiento han recordado que la Ordenanza de Convivencia Ciudadana prohíbe el uso de “mechas, petardos cohetes y toda clase de artículos pirotécnicos que puedan producir ruidos”, pudiendo ser sancionado con multas de 250 euros si no se cuenta con autorización municipal previa, recomendando que su adquisición debe realizarse en puntos de venta autorizados para evitar cualquier tipo de peligro derivado de que estos no cuenten con las condiciones idóneas para su conservación.