San Martín de la Vega inicia el periodo de pago voluntario del IBI con una reducción en todos los recibos

Escrito el 02/06/2021
Ayto. de San Martín de la Vega


Comienza el periodo para el pago del primer plazo del recibo del Impuesto sobre Bienes Inmuebles, que finalizará el próximo 31 de julio. La ordenanza fue modificada a propuesta del equipo de gobierno, para la rebaja del tipo impositivo del impuesto de bienes inmuebles (contribución) para el año 2021, que pasará del 0,504% aprobado para 2020 al 0,49%, permitiendo una reducción moderada en el importe de los recibos, paliando la subida de valores catastrales resultantes del procedimiento de valoración colectiva de carácter general aprobada por el anterior equipo de gobierno en el año 2011.
Desde el año 2015, el actual equipo de gobierno ha aprobado sucesivas reducciones por coeficientes para ajustar los valores de esa ponencia a los valores de mercado y ha bajado el tipo impositivo en cuatro ocasiones para frenar las subidas que se hubiesen producido de una manera mucho más notoria para los contribuyentes. La valoración colectiva realizada en 2011, que llevo a la revisión de los valores catastrales al alza, tenía una duración de 10 años por lo que la subida de los recibos seria progresiva hasta el 2021.
En este sentido, la concejal de Hacienda, Sonia Azuara, ha manifestado que “desde la pasada legislatura el equipo de gobierno ha aprobado año tras año las reducción por coeficientes a las que se podía acoger a propuesta de la Dirección General de Catastro y ha reducido el tipo impositivo, dentro de las limitaciones que recogían el Plan de Ajuste al que se encontraba sometido nuestro Ayuntamiento y que fue aprobado por el Partido Popular en el año 2012”. Asimismo, ha añadido que “sin duda somos conocedores de la situación de muchas familias y el objetivo fundamental estos años ha sido contener la subida en los recibos, teniendo el compromiso de que estos vayan bajando progresivamente en los próximos ejercicios fiscales”.
En este sentido, desde el Ayuntamiento han indicado que “con la rebaja aplicada este año se garantiza una reducción moderada y generalizada en todos los recibos y supone aproximadamente un 5% de media en los importes de la recaudación municipal por ese concepto”.
“La voluntad del equipo de gobierno es mantener los servicios públicos que se prestan sin aumentar la presión fiscal sobre los vecinos, por lo que consideramos que actualmente no es posible aplicar una reducción mayor dado que hay que tener en cuenta el impacto que la crisis sanitaria sobre la actividad económica y social y que sin duda producirá un gran impacto la recaudación de los tributos del sector público y por supuesto en los tributos locales”, ha concluido la concejal.